Los días previos a la Navidad son una ocasión perfecta para hacer con los peques actividades y manualidades temáticas. La de hoy es, además educativa, ¡lo tiene todo! Vamos a hacer un experimento casero de Navidad con bicarbonato y vinagre, unos árboles de Navidad que se disuelven como nieve y hacen mucha espuma, ¡qué divertido!

Se trata de una actividad para niños de preescolar y también de edad escolar, la verdad es que estimula la curiosidad de niños de todas las edades. Con cada edad podemos aprovechar la actividad de manera diferente, reforzando distintas áreas y habilidades…

Materiales necesarios

  • platos desechables de cartón
  • cinta de carrocero
  • bicarbonato de sodio
  • agua
  • colorante alimentario verde
  • vinagre
  • lentejuelas y purpurina (opcional)
  • recipiente amplio de plástico
  • biberón de pastelería o jarrita

Paso a paso

Experimento sensorial de Navidad para niños
  1. Esta actividad requiere una preparación previa, ya que debemos congelar los árboles de bicarbonato antes de usarlos. Así que es conveniente que este paso previo lo realice un adulto, para dejar el experimento, la parte más divertida, para hacer con los niños.
  2. Cortamos el plato desechable a la mitad, y con cada mitad formamos un cono, que unimos con la cinta de carrocero. Estos conos serán los moldes para nuestros árboles de Navidad de bicarbonato.
  3. En un cuenco, ponemos una buena cantidad de bicarbonato. En un vaso mezclamos agua con unas gotas de colorante verde. Vamos agregando de a poco el agua al bicarbonato, hasta formar una pasta que no cuele. Si lo deseamos, agregamos a la mezcla lentejuelas y purpurina.
  4. Llenamos el cono con la pasta de bicarbonato, lo ponemos dentro de un vaso para que no se vuelque, y lo llevamos al congelador de un día para el otro.
  5. Ha llegado el momento de divertirnos con nuestro experimento. Preparamos un biberón de pastelería, o simplemente una jarrita, con vinagre. Retiramos el árbol del congelador, sacamos el cono de papel, y colocamos nuestro árbol de Navidad dentro de un recipiente amplio de plástico.
  6. Damos el biberón o jarrita a los niños y les pedimos que «rieguen» el árbol de Navidad. Inmediatamente el bicarbonato reaccionará con el vinagre y el árbol comenzará a derretirse formando espuma. Seguimos echando vinagre, y la reacción continuará hasta que el árbol se derrita por completo.

Quién puede hacer esta actividad

  • A partir de dos años: explicadles paso a paso lo que tienen que hacer, sin revelarles el resultado final.
  • Niños de preescolar y escolar: ya están listos para comprender el concepto de causa y efecto, por lo que podemos explicarles, en palabras sencillas, por qué el árbol se derrite

Para qué sirve esta actividad

Con esta actividad, además de divertirnos mucho trabajaremos aspectos sensoriales. Con la actividad sensorial estimularemos el sentido del tacto y el de la vista. Los niños más pequeños podrán tocar la espuma y ver cómo va desapareciendo.

El experimento casero servirá para que los más mayores comprendan el concepto de causa y efecto: si mezclo vinagre con bicarbonato se produce un gas que se llama dióxido de carbono, y agua. La mezcla de ambos produce la espuma.

Consejos prácticos

  • En esta actividad seguramente ensuciaremos un poco, así que si tenéis terraza o jardín, podéis hacerla allí. De lo contrario, podéis cubrir la mesa o el suelo con un plástico.
  • Teniendo en cuenta que el colorante puede manchar la ropa, mejor que los peques lleven puesto algo que se puede manchar.
  • Recordad que el vinagre tiene un olor penetrante, que puede que a algunos niños les moleste.
Actividad sensorial con platos para Navidad