El otoño nos ofrece la posibilidad de usar los elementos de la naturaleza para hacer muchos juegos y actividades… podemos hacer un tablero sensorial casero, o un juego aún más sencillo como este que os proponemos hoy, buscar el tesoro entre las hojas.

Se trata de una actividad para bebés a partir de 9-10 meses, y además de ser divertida, trabaja sobre la noción de permanencia, ya os explicaremos mejor más adelante…

Actividades para buscar el tesoro

Materiales necesarios

  • Hojas secas
  • Caja
  • Tesoros para esconder

Paso a paso

Dependiendo de la edad del peque, la actividad puede comenzar con la recolección de las hojas en el parque. Esto pueden hacerlo los bebés a partir de los 15 meses aproximadamente.

Ahora escondemos un tesoro entre las hojas, para que el peque lo busque. Para los bebés de 9-10 meses hasta aproximadamente 15-16 meses, esconderemos el tesoro delante de su vista. Para los más mayores, lo haremos sin que nos vean, y les propondremos que encuentren el tesoro escondido.

Podemos tener preparados diferentes objetos para esconder, e inclusive organizar actividades alternativas con ellos una vez que los encuentran: ordenarlos por color, por tipo, etc.

Quién puede hacer esta actividad

  • Bebés a partir de 9-10 meses: con ellos trabajaremos sobre la noción de permanencia. Lo haremos mostrándoles que escondemos un objeto entre las hojas.
  • Bebés a partir de 15-16 meses: además del sentido de permanencia (termina de desarrollarse alrededor del año), con los más mayores podemos aprovechar la actividad para trabajar sobre conceptos como el color, la forma, el tipo de objeto, con una actividad de agrupamiento: ponemos juntos los tesoros de color rojo, etc.
Actividades de buscar el tesoro en la naturaleza

Para qué sirve esta actividad

Uno de los principales aspectos que se trabaja con esta actividad es la noción de permanencia. Es decir, entender que algo o alguien sigue allí, aunque no lo veamos. Desarrollar esta noción ayuda a los peques a superar el sentimiento de abandono cuando no nos ven, entre otras cosas.

Con los más mayores podemos trabajar sobre el orden y clasificación, usando varios tesoros que se puedan agrupar por color, por forma, por tipo, etc. Mientras descubrimos los tesoros y los colocamos en su sitio dentro de los grupos, vamos verbalizando: esto es color rojo, esto es redondo, esto es un coche, etc.

Consejos prácticos

  • Para los más pequeños es muy importante mantenerse alerta y vigilando que los niños no se lastimen o se lleven algun objeto a la boca de forma accidental.
  • Si durante la actividad los peques no siguen la consigna y comienzan a jugar con las hojas de otro modo, por ejemplo lanzándolas, pisándolas, rompiéndolas, etc, no os desaniméis y aprovechad este interés para explorar otros aspectos y sensaciones.
Actividades en busca del tesoro